Una fuga de amoniaco provoca malestar a diversas personas en Boiro (Galicia)



Emergencias Galicia  •    

Las altas temperaturas posiblemente fueron la causa que provocaron la avería en la válvula del sistema de refrigeración, que fue reparada por el personal cualificado con el apoyo de los Bomberos.

Varias personas, al hilo de las tres de esta tarde, contactaron con el 112 Galicia para informar de un olor muy intenso a amoníaco que les provocaba picor en los ojos y en la garganta.

Todos ellos aseguraban estar bien sin requerir asistencia por parte de los profesionales sanitarios. Asimismo, los efectivos del Servicio Municipal de Protección Civil de la localidad, comunicaban a los gestores de emergencias que ellos y la Policía Local también habían recibido numerosas llamadas de particulares que alertaban del mismo olor.

Además, los tripulantes de una embarcación de recreo que navegaba por la zona, aseguraban haber visto una mancha en el mar.

Así, tras comunicar que los efectivos de Protección Civil y la Policía Local se desplazaban hasta el lugar para comprobar si había algún tipo de vertido que pudiera llegar al mar, el 112 Galicia puso la situación en conocimiento de Salvamento Marítimo, con el fin de evitar que el posible vertido pudiera llegar al mar.

Del mismo modo, los gestores del 112 informaron al Servicio de Guarda Costas y Portos de Galicia, a los Bomberos de Boiro, a los técnicos municipales, a la Guardia Civil, al servicio de Medio Ambiente y de Sanidad Ambiental de la Xunta de Galicia.

Tras llegar al lugar, los Bomberos y la Policía Local confirmaron que se trataba de una fuga de amoníaco, en estado gaseoso, procedente de la conservera ubicada en el pueblo de Esteiro, en la localidad de Boiro.

Con todo, tras atajar la fuga, los Bomberos precisaron que la avería se debió a que la válvula de seguridad del sistema de refrigeración, situado en la misma cubierta del edificio, saltó por presión, posiblemente, debido a las altas temperaturas alcanzadas.

Desde Salvamento Marítimo y del Servicio de Guardia Costas de Galicia, que movilizaron dos embarcaciones, descartaron la existencia de vertido en el mar.