La Policía Nacional descubre en Las Palmas un fraude a la Seguridad Social superior a los 700.000 mil euros



Policía Nacional  •         

Agentes de la Policía Nacional han llevado a cabo la Operación «MASTELA», con actuaciones de investigación en la provincia de Las Palmas dirigida contra el fraude a la Seguridad Social en sectores tan diversos como la construcción, la pintura y la venta de souvenirs y complementos, cuantificándose el fraude total en 775.159 euros.

Las investigaciones comenzaron en octubre de 2021, tras recibir varios escritos-denuncias de la Tesorería General de la Seguridad Social en los que se requería la actuación policial ante las diversas actuaciones irregulares llevadas a cabo por los administradores de distintas empresas con el fin de eludir sus obligaciones de pago con la Seguridad Social.

Los empresarios de las sociedades investigadas no abonaban sus propios seguros sociales ni de sus trabajadores, incrementando así el margen de beneficio en la actividad mercantil y el consiguiente perjuicio a la Tesorería General de la Seguridad Social. En el análisis patrimonial de las empresas y sus administradores, se comprobó que en todos los casos se pretendía eludir el pago de la deuda y frustrar las legítimas aspiraciones de cobro de la Tesorería, creando grupos y sucesiones empresariales que ocultaban los beneficios y bienes de las sociedades investigadas.

Los agentes han podido determinar la participación delictiva de 11 personas, siendo principalmente los administradores de hecho de las empresas, sus testaferros o personas interpuestas, trabajadores que figuraban en connivencia, siéndoles imputados los presuntos delitos Contra la Seguridad Social y Frustración de la ejecución.

Venta de souvenirs, ropa, calzado y complementos al por menor

En una de las investigaciones llevada a cabo en cinco empresas relacionadas con la venta de souvenirs, ropa, calzado, complementos y productos de electrónica  -dirigidas y gestionadas todas ellas por dos hermanos-, se constató que mantenían de alta a trabajadores que utilizaban como testaferros en otras empresas, utilizando el mismo domicilio de actividad, mismos gestores y el mismo objeto social. Este Grupo de empresas carecía de capital social.

Los agentes constataron que son los referidos hermanos gestionaban, dirigían y controlaban las cinco empresas deudoras y, aunque figuraban como administradores otras personas, eran ellos los verdaderos administradores y llevaban a cabo maniobras de ocultación para evitar que la Seguridad Social o cualquier acreedor pueda hacer efectivas sus deudas. Además administraban sus empresas sin incluir los seguros sociales como costes de la actividad desde el inicio de la actividad, lo que demostró que no existía ni inversión ni plan de negocio sino con un modelo premeditado que se apoyaba en el impago de los seguros sociales de sus trabajadores. 

El perjuicio económico total causado a la Tesorería de la Seguridad Social por el entramado de empresas creadas por estos hermanos asciende a 523.183 € y se les consideran presuntos responsables de un delito contra la Seguridad Social y uno de Frustración en la Ejecución.