La Guardia Civil rescata a un perro encerrado en un coche con 28 grados y sin agua



Guardia Civil  •       

La Guardia Civil ha liberado a un perro que se encontraba encerrado dentro de un coche, sin agua y con las ventanas completamente cerradas, después de que la dueña se fuese a descansar al hotel y se olvidase al can en el vehículo.

Los hechos se produjeron la madrugada del pasado martes, cuando el Instituto Armado recibió un aviso que alertaba de que el animal se hallaba dentro de un coche en la zona de Portinatx, en Sant Joan de Labritja (Eivissa), por lo que, de inmediato, una patrulla se dirigió hasta el lugar.

Al llegar, los agentes comprobaron que el perro se encontraba en el interior, sin agua, con las ventanas cerradas y con una temperatura exterior de 28 grados.

Los guardias civiles intentaron localizar al propietario del turismo a través de la base de datos, realizando una batida por los bares cercanos y por la playa y preguntando a las personas que se encontraban por la zona, llegando incluso a activar los prioritarios para llamar la atención. Sin embargo, no lograron localizarlo.

Al observar los agentes que el can se encontraba muy débil y con peligro de asfixia, decidieron finalmente fracturar el cristal de la ventanilla del vehículo, momento en que el perro se lanzó hacia los mismos para que lo sacaran del interior. Una vez liberado, el animal fue entregado a la unidad de Centro de Acogida de Animales Can Dog, que también se había desplazado al lugar.

Posteriormente, se personó en dependencias de la Guardia Civil de Santa Eulària des Riu la propietaria del vehículo, quien manifestó que se había ido a descansar al hotel en el que se hospedaba y se había olvidado al perro en el interior del turismo.

Tras explicarle los agentes lo sucedido y del daño que podía haberle causado a su mascota, se le informó que se la investiga como presunta autora de un delito de maltrato animal.