La Guardia Civil salva la vida de un pasajero que estaba sufriendo un ictus



Guardia Civil  •       

Sobre las 14:00 horas del día de ayer, efectivos del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Valencia se encontraban regulando la circulación en el kilómetro 0,000 de la carretera CV-36 (salida dirección Torrent desde la V-30) con motivo de un siniestro vial ocurrido minutos antes.

En un momento dado paró a su lado un turismo y el conductor se dirigió a ellos pidiendo auxilio de forma muy alterada ya que su padre, que circulaba en la parte de atrás, se encontraba muy mal.

Rápidamente los dos Agentes se introdujeron en el vehículo para comprobar el estado de esta persona y tras valorarlo y realizarle unos primeros auxilios, se percataron de que tenía síntomas compatibles con un infarto cerebral.

Viendo la gravedad de la situación y considerando que no era factible esperar la llegada de la asistencia sanitaria, ya que ese tiempo podría ser de vital importancia, es por lo que con la mayor premura posible,  procedieron a abrirse paso con sus motocicletas oficiales entre la multitud de vehículos que tenían prácticamente colapsada la carretera por el accidente antes mencionado, cortando el paso de vehículos en todos los cruces de Valencia capital, para facilitar que el traslado fuese lo más rápido posible, logrando llegar al Hospital General en escasos minutos,.

Una vez en el Hospital, los servicios sanitarios se hicieron cargo, confirmando poco después que efectivamente el ocupante del vehículo había sufrido un ictus y que tanto la primera asistencia recibida como la pronta llegada al centro hospitalario había hecho que se salvara.