Un detenido y siete investigados por agredir a la Ertzaintza durante un botellón en Mundaka


Agentes de la Ertzaintza han detenido esta madrugada a un varón, de 25 años de edad, y otros siete han quedado como investigados por un delito de atentado a agentes de la autoridad tras la celebración de un botellón en un aparcamiento de Mundaka. Llamadas vecinales han alertado de la concentración por el peligro que suponía para la salud pública.

Durante la identificación de varios de los implicados uno de ellos ha arremetido contra un agente y ha tenido que ser arrestado. Un grupo de concentrados ha rodeado a los ertzainas y les han propinado patadas y puñetazos con la intención de evitar la detención y traslado del arrestado, por lo que los ertzainas han tenido que hacer uso de sus bastones policiales.

El incidente se ha registrado a las una y media de esta madrugada cuando numerosas llamadas vecinales alertaban de la celebración de un botellón en un aparcamiento del municipio vizcaíno de Mundaka.


Varias patrullas de la Ertzaintza se han trasladado al lugar y han observado a una cuarentena de jóvenes bebiendo en el aparcamiento. Ante el incumplimiento de las medidas sanitarias vigentes para paliar la Covid-19, los agentes han procedido a la identificación de los concentrados con la finalidad de tramitar las correspondientes denuncias.

Los ertzainas han solicitado la identificación a uno de los implicados y éste se ha negado en repetidas ocasiones. Haciendo caso omiso a las indicaciones de los agentes ha arremetido contra uno de ellos y ha salido corriendo, siendo perseguido y arrestado por desobediencia y atentado a agentes de la autoridad.

En ese momento, un grupo de personas ha rodeado a las patrullas y ha lanzado patadas y puñetazos contra los ertzainas que han tenido que hacer uso de sus defensas para custodiar al arrestado y trasladarlo al vehículo policial. Durante los incidentes dos agentes han sufrido diversas contusiones, que han precisado atención sanitaria, pero ninguna de gravedad.


El detenido, de 25 años de edad, ha sido conducido a dependencias de la Ertzaintza para realizar las correspondientes diligencias acusado de un delito de atentado. Otras siete personas más han quedado en calidad de investigadas por los incidentes, aunque no se descarta que el número aumente conforma avance la investigación.

Ertzaintza