Tras un grito de «al ladrón» un ertzaina de paisano corre detrás de un individuo para interceptarlo