Simulacro de emergencia en un polígono de plantas solares localizado en los municipios de Aldeire y La Calahorra



Junta de Andalucía  •    

La Delegación del Gobierno de la Junta en Granada ha celebrado esta mañana un simulacro en el polígono de plantas solares de la empresa Andasol, localizadas entre los términos municipales de Aldeire y La Calahorra (Granada), con el fin de probar la efectividad de los planes de emergencia y evaluar la eficacia de los sistemas de aviso a la población en caso de que haya una emergencia real.

El objetivo de este ejercicio ha sido poner a prueba las medidas de protección previstas en el Plan de Emergencia Exterior (PEE), comprobar su operatividad y extraer lecciones para la mejora continua. De igual forma, con la ejecución del simulacro se ha probado la pronta respuesta de los grupos operativos intervinientes, así como la aplicación de medidas de protección hacia la ciudadanía y el entorno natural.

El ejercicio práctico se ha desarrollado en las plantas solares Andasol Dos y Marquesado Solar (Andasol 3) de forma casi simultánea. El suceso ha provocado la activación del Plan de Emergencia Interior (PEI), de ambas plantas, así como la de Andasol Uno, en situación de prealerta, y del PEE de todo el polígono de plantas solares. De igual forma, también se ha simulado la activación de los Planes de Emergencia Municipal de Aldeire y de La Calahorra.

El simulacro ha comenzado a las 11:30 horas, cuando dos operarios de la planta Andasol Dos han detectado la rotura de un lazo de conducción de fluido térmico y una fuga de aceite térmico (HTF) debido a las fuertes rachas de viento registradas en la zona. Cuando los operarios han acudido al lugar para analizar la incidencia, otro golpe de viento ha desprendido un espejo solar que les ha caído encima. Uno de ellos ha quedado atrapado y ha resultado herido con un grave traumatismo y pérdida de conciencia, mientras que el otro trabajador ha resultado herido leve. Todo ello de forma simulada.

Aviso al 112 para activar la respuesta

Tras alertar de la situación, la empresa ha decidido activar en un primer momento su Plan de Emergencia Interior (PEI) y ha comunicado la incidencia al 112.

Sin embargo, una valoración posterior ha apuntado la necesidad de solicitar la activación del PEE, debido a que la fuga detectada se trata de una sustancia inflamable y con riesgo de que pueda producir una contaminación del terreno, ya que en la zona existe un acuífero subterráneo que puede verse afectado. Cabe recordar que el aceite térmico es una mezcla comercial que puede provocar irritaciones cutáneas y oculares además de que supone un riesgo para el medio ambiente acuático.