Persecución policial por las calles de Irún a un coche robado que además causó un accidente



Ertzaintza  •     

La Ertzaintza ha detenido a un varón, de 43 años de edad, acusado de un delito de conducción temeraria con un vehículo robado tras protagonizar una fuga y persecución por las calles del municipio guipuzcoano de Irún.

El acusado haciendo uso de una conducción temeraria a gran velocidad, puso en riesgo la integridad de otros conductores y de peatones que tuvieron que realizar maniobras evasivas para evitar colisionar o ser atropellados por este conductor. El arrestado fue interceptado tras chocar contra un coche patrulla y ofreció una resistencia activa a su detención.

Los hechos se iniciaron sobre las 20:20 horas de la tarde de ayer, viernes, cuando varios recursos de la Ertzaintza se dirigieron a las inmediaciones del ayuntamiento de Irún, en donde, se había registrado un accidente de tráfico. Una de las patrullas que se dirigía al incidente y que tenía constancia que uno de los vehículos implicados un Seat Alambra había sido sustraído unas horas antes, observó la presencia del coche robado circulando en dirección contraria por la Avenida de Elizatxo.

Antes de que les rebasara, los agentes trataron de bloquear el paso al turismo robado pero su conductor haciendo caso omiso a los ertzainas y esquivando el vehículo policial, al que rozo ligeramente,  se dio a la fuga circulando a gran velocidad.

En ese momento, tras activar las señales luminosas y sonoras del vehículo policial, se inició una persecución para intentar interceptar el vehículo sustraído por las distintas calles y zonas de la citada localidad guipuzcoana.

En la persecución, sin perderle de vista, la patrulla observó como el citado conductor realizaba maniobras temerarias a altas velocidades poniendo en peligro a conductores y peatones que tuvieron que realizar maniobras evasivas para  evitar colisionar o ser atropellados por el vehículo en fuga.

Tras incorporarse a la Avenida Letxumborro, el turismo en fuga transitó de forma temeraria por las aceras de una zona con un parque infantil, obligando a varias personas a esquivar y saltar a los laterales para no ser arrollados. Finalmente, el turismo fue interceptado tras embestir a otro vehículo patrulla y no poder continuar con su marcha. Los agentes detuvieron al conductor que opuso una gran resistencia y violencia activa a su arresto.

Ante la gravedad de los hechos, la Ertzaintza procedió a la detención del conductor bajo la acusación de un delito contra la Seguridad Vial por conducir con temeridad manifiesta, otro por atentado a la autoridad y por el robo del vehículo. Fruto de la colisión, tanto el vehículo sustraído como el vehículo policial embestido sufrieron daños de consideración y, al menos, dos agentes sufrieron varias contusiones por las que tuvieron que acudir a un centro médico.

Los agentes comprobaron  que el acusado, de 43 años, tenía antecedentes policiales por otros delitos de robo. Una vez finalizadas las diligencias policiales, el acusado será puesto en las próximas horas a disposición judicial.