Los Mossos pillan a una furgoneta cargada con 57 gallos mutilados de la raza utilizada habitualmente para peleas



Mossos  •       

Agentes de la Policía de la Generalitat – Mossos d’Esquadra del Área Regional de Tráfico de Girona detuvieron, el pasado 31 de mayo en Girona, a un hombre de 47 años, como presunto autor de un delito de maltrato animal, también investigaron a otros tres hombres por el mismo tipo delictivo.

Alrededor de las 9 de la mañana del día 31 de mayo, agentes de tráfico que estaban realizando un control dinámico de seguridad en la AP-7, observaron una furgoneta que circulaba a gran velocidad por el tercer carril y que al darse cuenta de la presencia policial redujo velocidad de forma significativa y se cambió de carril para evitar ser detenida o vista.

La patrulla al ver la actitud del conductor de la furgoneta la detuvo para realizar las comprobaciones pertinentes. Los agentes observaron que el vehículo, ocupado por tres personas, transportaba animales vivos, concretamente 57 cajas que contenían gallos de los que habitualmente se utilizan para realizar peleas de animales y de los que no sabían especificar ni la procedencia ni el destino.

Ante los hechos observados, los mossos trasladaron la furgoneta a dependencias policiales para que los agentes de la Unidad Regional de Medio Ambiente, junto con veterinarios, pudieran realizar una inspección más exhaustiva de los animales. En el sitio también se presentó un hombre que manifestaba ser el propietario de los gallos.

Los especialistas vieron que los animales eran gallos de raza española, con las crestas mutiladas, pérdida de plumaje y largos espolones, animales que se utilizan habitualmente para participar en batallas ilegales y que pueden tener un precio en el mercado de hasta 700 euros cada ejemplar.

El propietario tampoco pudo dar explicaciones coherentes de dónde venían ni dónde iban los animales. Los agentes detuvieron al propietario y citaron como investigados a los tres ocupantes de la furgoneta. También les sancionaron por no tener la autorización de transporte público de mercancías y no llevar el documento de control de los animales. Los gallos quedaron en depósito a la espera de que el juez dictamine su destino final.

El detenido, sin antecedentes, pasó el pasado 1 de junio a disposición del juzgado de instrucción en funciones de guardia de Girona. Los tres investigados fueron citados para declarar frente a la autoridad judicial cuando sean requeridos.