Los Mossos impulsan nuevos programas de prevención y detección de procesos de radicalización violenta



Mossos  •       

Mossos d’Esquadra ha puesto en marcha un trabajo durante el último año para dar un nuevo impulso a los nuevos programas de prevención y detección de los extremismos violentos ampliando la red comunitaria e implicando a otros sectores asociativos, profesionales e institucionales comprometidos con el trabajo por la convivencia y el fomento de la cohesión social. 

Los nuevos procedimientos de trabajo abordan la prevención por encima de la detección, y la detección por encima de la intervención, que, en los casos de acción policial, es la última ratio y está reservada a las situaciones en las que haya indicios de comisión de delitos penales.

Una de las principales amenazas para el buen funcionamiento de las sociedades democráticas son los posicionamientos ideológicos extremistas que legitiman la práctica de la violencia para conseguir sus objetivos. Los extremismos violentos son fenómenos complejos y diversos que ponen en riesgo los valores y principios de la convivencia y la paz social, y tienen una afectación no sólo local o nacional sino que afectan a la seguridad internacional, los derechos humanos y el desarrollo sostenible.

En la actualidad, la presencia de discursos extremistas violentos ha alcanzado dimensiones excepcionales dados los nuevos modelos de relación social que han facilitado las redes sociales y que facilitan nuevos escenarios de acción y comunicación. La situación pandémica propició unas circunstancias propicias para la difusión y consumo de la propaganda emitida por las organizaciones extremistas violentas.

Se considera también que los extremismos violentos pueden manifestarse de forma diversa, desde discursos del odio hasta la discriminación contra determinadas personas utilizando la violencia o el terrorismo. Así, se considera extremismo violento las creencias y los actos de quienes apoyan la violencia o hacen uso de ella por motivos ideológicos con el fin de imponer opiniones ideológicas, religiosas o políticas radicales.

Para que las personas abarquen un extremismo violento deben pasar necesariamente por un proceso de radicalización violenta, un proceso de transformación interna profundo que cambia las prioridades del individuo y termina con la defensa de la violencia como medio legítimo. Y es en este ámbito en el que trabaja la Comisaría General de información, desde 2015 con un trabajo transversal en tres escenarios para detectar estos procesos y reconducirlos. Hasta ahora se han desarrollado estos ámbitos de trabajo:

– Proximidad policial, tanto en el cuerpo de Mossos d’Esquadra como en las policías locales de Catalunya

– Ejecución penal, enmarcado en el sistema penitenciario y de justicia juvenil de Cataluña

– Comunidad educativa, para potenciar la prevención y detección de los procesos de radicalización violenta en el entorno escolar

El objetivo de presente y de futuro es ampliar esta red que hasta ahora se ha consolidado en dichos ámbitos. Actualmente, los Mossos d’Esquadra expanden su acción de trabajo interdisciplinar promoviendo una mayor red comunitaria y profesional para reforzar el ámbito de prevención y detección y reducir los riesgos derivados de la radicalización violenta.