Los Mossos desarticulan una banda dedicada al robo de relojes de lujo en patinetes eléctricos en Barcelona



Mossos  •       

Agentes de la Policía de la Generalidad de Cataluña – Mossos d’Esquadra de la División de Investigación Policial (DIC) de la Región Policial Metropolitana Barcelona han desarticulado en Barcelona un grupo criminal especializado en cometer robos violentos de relojes, principalmente a turistas, conformado por 6 hombres y una mujer de entre 24 y 39 años. Entre los 7 acumulan un total de 72 antecedentes por hechos patrimoniales, aunque también constan antecedentes en otros países europeos.

La lucha contra este fenómeno que afecta a las principales capitales europeas turísticas y del estado, ha comportado que por segundo año consecutivo los Mossos d’Esquadra de la región Policial Metropolitana Barcelona pongan en marcha el Grupo Titanio de investigación de robos violentos en este ámbito.

Este grupo, formado por quince efectivos policiales que se dedican exclusivamente a trabajar sobre el fenómeno, investigando los hechos y generando inteligencia policial, se coordina con los distintos grupos operativos de paisano de la región y de las diferentes comisarías de la ciudad, así como con la División de Investigación Criminal.

La respuesta a este fenómeno delictivo se hace desde diferentes vertientes: la preventiva con el despliegue de patrullajes y dispositivos policiales en la calle; la investigación de todos los robos de relojes desde diferentes niveles de especialización, y la producción de inteligencia policial para establecer estrategias que no sólo comporten la detención de los autores infragante, sino que permitan llegar a identificar grupos u organizaciones que se lucran de la venta de relojes sustraídos.

En los primeros cuatro meses del año, los Mossos d’Esquadra han detenido a 30 personas por cometer robos violentos, la mayoría de los cuales se producen en el centro de la ciudad.

El trabajo que realizó el pasado año el Grupo Titani ha permitido profundizar con esta tipología delictiva, acumular información y adelantarse para establecer estrategias de prevención centradas en generar mapas delincuenciales de calor, planificaciones de servicios ordinarios, patrullajes, de paisano y uniformado, y control de paso en zonas estratégicas. El conocimiento en este ámbito ha servido también para mejorar la coordinación policial internacional dada la movilidad de parte de los delincuentes que actúan en ese ámbito.

Hasta el momento, los analistas e investigadores han detectado que en su mayoría los ladrones que cometen robos de relojes son delincuentes oportunistas que aprovechan la situación para delinquir. Sin embargo, también se investiga a personas que actúan de forma más organizada y, por este motivo, la DIC aborda este fenómeno desde la vertiente del crimen organizado con el objetivo de descabezar estructuras criminales y neutralizar su actividad delictiva.

La relación del crimen organizado con los robos de relojes

El trabajo del Grupo Titani se complementa con las investigaciones que desde la DIC realizan en este ámbito sobre grupos y/u organizaciones criminales, como la investigación que ha supuesto la desarticulación la semana pasada de un grupo criminal formado por siete personas dedicado exclusivamente al robos violento de relojes de lujo. Actuaba de forma coordinada y, aparte de los robos, se les vincula con la falsificación de documentos, delitos de grupo criminal, robo con violencia y falsificación documental.

Uno de los miembros del grupo se encargaba de seleccionar a las víctimas, principalmente turistas en las zonas céntricas de Barcelona. Una vez seleccionada la víctima, en base a la posibilidad de que el reloj que dos llevaba fuera susceptible de tener un alto valor, se comunicaba con el resto de miembros del grupo que se encontraban dispersos por la zona de actuación para que se acercaran para recibir el marcado de la víctima, sobre la que se abalanzaban hasta sustraerle el reloj. No dudaban en utilizar la violencia y agredir a las víctimas. Tanto para la llegada como para la fuga realizaban los desplazamientos en patinetes eléctricos.

El 16 de mayo se llevó a cabo la explotación de la investigación, que se inició en septiembre, y se detuvieron a las 7 personas investigadas. También se llevaron a cacheos en diferentes inmuebles domicilios donde se recuperaron relojes, cámaras fotográficas y otros objetos sustraídos a turistas, documentaciones falsificadas y dinero en efectivo. Entre los hechos cometidos, destaca el robo de un reloj de un valor de 110.000 euros.

El 18 de mayo los detenidos pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona que decretó el ingreso en prisión para el líder del grupo, mientras que el resto quedaron en libertad con cargos. Entre los integrantes del grupo se encuentran un receptador, que era la persona que colocaba los objetos sustraídos en el mercado ilícito, y otra persona que daba apoyo logístico al principal investigado.

En la actualidad, el crimen organizado está detrás de la receptación, transporte y venta de los relojes. Por este motivo, la investigación sobre este fenómeno pone sus esfuerzos en la receptación desde la vertiente de la investigación del grupo criminal.