Las nuevas adquisiciones modernizan el parque móvil de la Policía Nacional



Policía Nacional  •         

Las nuevas adquisiciones de vehículos modernizará la flota de la Policía Nacional al incorporar modelos nuevos, con mejores prestaciones y menor consumo y emisiones.

En 2022 se adquirieron 1.953 vehículos, a los que se sumarán los 2.197 que está previsto incorporar el presente ejercicio, lo que significa un incremento de más del 35,5%. La flota en propiedad pasó de 8.716 vehículos en 2018 a un total de 9.692 en 2022, que sumados a las unidades en renting y a los cedidos judicialmente hacen un total de cerca de 14.700 los vehículos destinados a los diferentes servicios policiales a finales del pasado año.

Una constante actualización y modernización de la flota que ha permitido reducir la antigüedad media del parque móvil propio en un 22,1%

Dentro del plan de modernización de la Policía Nacional, además de los que se mantienen en sistemas de renting, está previsto adquirir en 2023 162 nuevos vehículos uniformados y 35 vehículos especiales. A esta adquisición, hay que añadir los 2.000 vehículos “cero emisiones” de diferentes categorías, que se incorporarán a través del Fondo de Recuperación y Resiliencia,  que financiará también la instalación de 400 puntos de recarga.

Radiopatrullas con el nuevo logotipo del 200 Aniversario

Precisamente hoy, el director general de la Policía ha visitado el Complejo Policial de Canillas donde ha podido conocer los nuevos vehículos policiales rotulados con el logotipo conmemorativo del 200 Aniversario de la Policía Nacional. Estos zeta, como se les conoce policialmente, forman parte de la última adquisición de 375 vehículos, entre los que hay turismos camuflados, vehículos todo terreno y SUV, y motocicletas, que serán distribuidos en las próximas semanas a las unidades de destino.

La Policía Nacional es un cuerpo eminentemente urbano y es esencial entroncar ese carácter con la conservación del medio ambiente. Con la incorporación de nuevos vehículos, la Dirección General de la Policía apuesta por las tecnologías limpias y medioambientalmente sostenibles, con unidades más eficientes que consiguen reducir la huella de carbono de la flota policial.