La Policía Marítima de los Mossos d’Esquadra inicia el despliegue en el Port de Barcelona

Compartir noticia

Mossos d’Esquadra

La Policía Marítima de los Mossos d’Esquadra ha iniciado esta mañana su despliegue en el Port de Barcelona con el objetivo de dar seguridad en el espacio marítimo y portuario. La Policía Marítima empezará a patrullar por la lámina de agua del Puerto de Barcelona y las aguas marítimas cercanas coincidiendo con las necesidades de seguridad vinculadas a los primeros entrenamientos de equipos participantes en la 37ª Copa América de vela a celebrar.

La Policía Marítima se coordinará con la Policía Portuaria y la torre de control para garantizar la seguridad en el Puerto. En este dispositivo de seguridad dinámico, en coordinación con los organismos que tienen responsabilidad en la seguridad del ámbito portuario, también se realizarán tareas de vigilancia y control de las embarcaciones que naveguen por la lámina de agua para que cumplan la normativa de navegación marítima en el puerto y en las aguas exteriores.

A la nueva Unidad del puerto de Barcelona se destinarán 16 efectivos (1 sargento, 3 cabos y 12 mozos) y dispondrán de tres embarcaciones para cubrir este servicio:

  1. Thalassa: embarcación semirrígida sin cabina, de 13,5 metros de eslora y cuatro motores de 350 CV.
  2. Narciso Monturiol : embarcación de fibra con cabina, de 12,8 metros con dos motores de 350 CV cada uno.
  3. Arraix : embarcación de fibra con cabina, de 12,7 metros de eslora y dos motores intraborda con un total de 370 CV.

Las competencias policiales que asumirán serán las funciones propias de los Mossos d’Esquadra en aguas interiores, y por tanto, se proyectarán en la totalidad de la zona de servicio del Puerto de Barcelona así como en las aguas interiores marítimas -delimitadas conforme a lo establecido en la normativa sectorial vigente.

Los agentes, en esta primera fase, cubrirán un turno que cubrirá desde las 07.00 de la mañana y hasta las 23.00 horas aproximadamente, aunque en un futuro próximo se cubrirán las 24 horas diarias.

Este nuevo despliegue se añade al ya existente en otras zonas del litoral. Los puertos de Palamós, Vilanova y la Geltrú y l’Ametlla de Mar cuentan con bases náuticas desde donde la Policía Marítima opera en toda la costa catalana. Operar desde Barcelona permitirá a la Policía Marítima tener un acceso más rápido a las zonas sur y norte de Barcelona.





Compartir noticia