La Guardia Civil desarticula un grupo delictivo dedicado a cometer robos con violencia en casinos


La Guardia Civil, en el marco de la operación VALQUIA, desarrollada en Santa Cruz de Tenerife, ha  procedido a la detención de 7 personas pertenecientes a un grupo delictivo dedicado a cometer robos con violencia e intimidación en establecimientos.

A los detenidos se les atribuye la supuesta autoría del robo cometido con violencia en dos mini casinos del sur de la isla.Se han realizado cinco registros domiciliarios en la localidad de El Fraile, donde se han intervenido gran cantidad de objetos, tales como: relojes de alta gama, diversos teléfonos móviles, tabletas, ordenadores portátiles, así como dinero en efectivo. Además, también han sido intervenidos los cuchillos y las prendas de vestir con las que supuestamente cometieron delitos.

La operación se inicio en enero, a raíz de los robos cometidos en los mini casinos donde un grupo de personas, usando pasamontañas y ropas para ocultar su fisonomía, armados con cuchillos de grandes dimensiones y un dispositivo de descargas eléctricas para intimidar, asaltaron violentamente uno de los mini casino en el municipio de Arona, llevándose consigo unos 4.000 euros.

Tras estos hechos, los agentes iniciaron una investigación para determinar la identidad de los presuntos autores, pudiendo constatar el carácter violento de los asaltantes y su peligrosidad.

Continuando con las investigaciones, se localizó a este grupo de personas. Asimismo, los agentes averiguaron que este grupo se dedicaba  a realizar acciones delictivas contra el patrimonio, siendo estos de carácter reiterativo y violento, ya que de encontrarse con personas que le pudieran dificultar el resultado esperado por ellos, no dudaban en emplear violencia física sobre las mismas.

Por tal motivo, se procedió a la detención de sus 7 integrantes seis de  ellos residentes en la localidad de El Fraile y uno en la localidad de Puerto del Rosario, perteneciente a la isla de Lanzarote. 

Los objetos intervenidos están siendo estudiados para averiguar su procedencia, por si los mismos estuvieran relacionados con otros delitos. 

La operación ha sido desarrollada por agentes de la Guardia Civil pertenecientes a la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Santa Cruz de Tenerife y dirigida por el Juzgado de Instrucción número 2 de Arona.