Gracias a una llamada al teléfono contra la trata se detiene a dos personas por explotación sexual


Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos personas en Estepona (Málaga) por, presuntamente, explotar sexualmente a mujeres en un domicilio particular situado en la localidad malagueña. La investigación ha permitido liberar a tres mujeres y comenzó gracias a la denuncia recibida en el 900 10 50 90, teléfono que forma parte del Plan de la Policía Nacional contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual.

Prostíbulo regentado por un matrimonio

La investigación comenzó el pasado día siete del presente mes. Los agentes recibieron una información sobre la situación de una mujer que estaba siendo explotada sexualmente, manifestando su miedo y solicitando ayuda para huir del lugar y de la situación que vivía. Tras rápidas gestiones, los agentes localizaron a la mujer que requería la ayuda, quien les relató la existencia de un prostíbulo en una vivienda que era regentado por un matrimonio que se dedicaban a prostituir a mujeres, principalmente de nacionalidad paraguaya.

Tras varias gestiones, los policías confirmaron la información y descubrieron que el matrimonio operaba con una clara distribución de tareas. Por un lado, la mujer era la encargada de concertar telefónicamente las citas sexuales con los clientes y, por otro lado, su marido proporcionaba a esos clientes sustancias estupefacientes que podían consumir durante su estancia en el domicilio.

El matrimonio recibía la mitad del dinero del servicio realizado por las mujeres, y además ejercía un permanente control sobre ellas, limitando y supervisando al máximo las salidas de la vivienda.

Confinadas en el prostíbulo desde el pasado mes de enero

La operación policial ha concluido con la entrada y registro del domicilio de la localidad malagueña, en el que se ha detenido al matrimonio y se ha liberado a otras dos mujeres a las que obligaban igualmente a ejercer la prostitución. Además, se han intervenido 3 teléfonos móviles y cuatro agendas con datos de cobros a clientes.

Según manifestaron las mujeres liberadas, eran obligadas a estar disponibles las 24 horas del día para atender las demandas sexuales que concertaban los detenidos. Además, su confinamiento se prolongaba desde el inicio del año al haber salido del domicilio en apenar un par de ocasiones desde el mes de enero.

Policía Nacional