Esta es la historia y funciones de los agentes forestales de la Comunidad de Madrid



Comunidad de Madrid  •    

La Comunidad de Madrid fue, en el año 2002, la región española pionera en la creación de un Cuerpo de estas características, que sustituyó al de Guardas Forestales madrileño.

El trabajo de estos profesionales es crucial para velar por el buen estado y uso social de más del 40% del territorio de la Comunidad de Madrid, protegido por distintas figuras ambientales, y para la salvaguarda de su fauna y flora. Así, una de sus principales funciones es la labor de Policía Ambiental. En este sentido, sus miembros son considerados agentes de la autoridad y, algunos de ellos, Policía Judicial.

Además, esto efectivos tienen en Madrid otros desempeños de gran importancia, como labores de apoyo en caso de accidente, catástrofe o calamidad pública u otros supuestos de protección civil. Todas estas funciones, junto con las emergencias medioambientales –incendios forestales, por ejemplo, se han visto reforzadas tras la adscripción del Cuerpo a la Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112 (ASEM112), en 2017.

En relación con los incendios, además de participar en los fundamentales trabajos de prevención, detección y extinción de los mismos, los agentes tienen un papel esencial en la investigación –en el 100% de los casos- de sus causas materiales y personales, a través de las Brigadas Especiales de Incendios Forestales.

Respecto a sus funciones en el área de protección civil, han prestado inestimables servicios a los ciudadanos como consecuencia de la pandemia del COVID, no sólo vigilando el cumplimiento de las restricciones sanitarias en las áreas naturales, sino también prestando apoyo logístico a residencias, centros sanitarios y particulares en núcleos rurales aislados.