Doce años de prisión por violar a una joven tras ponerle droga en la bebida en Palma

Compartir noticia

Poder Judicial 

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Balears ha condenado a un hombre por un delito de agresión sexual a la pena de doce años de prisión, ocho años de libertada vigilada y veinte años de inhabilitación para cualquier oficio que conlleve contacto regular y directo con menores de edad. El procesado durante veinte años no podrá acercarse a la víctima a menos de 500 metros y deberá indemnizarla con 25.000 euros por las lesiones, secuelas y daños morales ocasionados.

El Tribunal señala que de las declaraciones manifestadas durante el juicio queda probado que la víctima “fue sometida a sustancias químicas para doblegar su voluntad en el local en que conoció al acusado, previa ingesta de alcohol que aumentó en su organismo tras su paso por el local, y que lo abandonó en su compañía”.

Según los magistrados, “las declaraciones testificales ponen de manifiesto que la víctima no se sentía atraída físicamente por el acusado y que en el momento en que abandona el local se encuentra gravemente afectada por la ingesta de sustancias”. La Sala considera probado que la víctima fue sometida químicamente a través del suministro de clorfenamina y doxilamina.

Durante el juicio el procesado reconoció haber mantenido relaciones sexuales con la víctima de manera consentida y negó haberla drogado. No obstante, los jueces apuntan que “no existe motivo racional alguno que haga pensar que la víctima haya podido ingerir las sustancias químicas por su cuenta”. El Tribunal destaca que la perjudicada no conocía al acusado “por lo que carece de sentido que se inventara unos hechos como los denunciados”.

La sentencia no es firme cabe recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de les Illes Balears.





Compartir noticia