Clausurada una web de citas que extorsionaba a sus clientes

Compartir noticia

Guardia Civil 

La Guardia Civil de Valencia investiga a 5 personas por el delito de extorsión a un vecino de la localidad de Sueca (Valencia), al que llegaron a exigirle 2250 euros.

El pasado mes de junio del 2023 se denunció en la localidad de Sueca un presunto delito de extorsión. El denunciante, un hombre de la misma localidad, relataba que accedió a una web de aplicación de citas, en la cual contactó con una mujer con la que inició una conversación con la intención de mantener posteriormente un encuentro. Durante la conversación, ésta le sonsacó ciertos datos personales que, posteriormente utilizó para amenazarlo.

Empezó a recibir, a diario, una serie de amenazas vía aplicación de mensajería e incluso mediante llamadas telefónicas, donde varios hombres diferentes, todos de origen sudamericano, le decían al denunciante que había hecho perder el tiempo a la chica con la que mantuvo la conversación y su tiempo, por supuesto, no era gratis. En compensación le exigían un ingreso bancario a una cuenta, amenazando, de no acceder a sus condiciones, con ir hasta su domicilio (que conocían gracias a la conversación con la mujer de la página de contactos) y cobrarlo “por las bravas”.

El denunciante, intimidado de esa forma, realizó el ingreso de lo que le solicitaban (2.250 €) pensando que así todo quedaba zanjado. Sin embargo, los investigados continuaron pidiéndole más dinero y aumentando el tono de sus amenazas, por lo que, desesperado, decidió ponerlo en conocimiento de la Guardia Civil.

Dio comienzo entonces la investigación. Los resultados de las primeras pesquisas arrojaron, en su mayoría, identidades ficticias, así como datos erróneos, por lo que se tuvo que realizar estudio y cotejo más especializado y laborioso de los movimientos de las cuentas bancarias y de los proveedores de servicio de pago asociados a las diferentes líneas telefónicas. Esta vez sí se obtuvieron resultados fiables y se pudo establecer la identidad de varias personas titulares de cuentas bancarias donde se habían hecho efectivos los ingresos de la víctima, siendo estas cuentas utilizadas cada una para recibir solo fracciones de la cuantía total de lo solicitado por los supuestos autores.

Modus Operandi

El modus operandi, conocido por los investigadores, consiste en que un “gancho” (mujer) que opera desde una falsa página de contactos obtiene los datos personales de la víctima, con la cual no formaliza ningún encuentro. Una vez conseguido esto, la víctima empieza a recibir mensajes y llamadas de alguien que se hace pasar por integrante de un grupo mafioso que solicita, por el tiempo invertido por el “gancho”, una cantidad de dinero, utilizando amenazas para conseguirlo.





Compartir noticia