Bloquean las salidas de la Sagrada Familia y cientos de turistas quedan encerrados en el interior