A puerta cerrada, pero con más de 500 agentes de la Policía Nacional para velar hoy por la seguridad del clásico sevillano


Con el regreso del fútbol profesional, la Policía Nacional ha adaptado sus protocolos de actuación para seguir prestando protección y seguridad durante los encuentros. El hecho de que los partidos se disputen a puerta cerrada, sin público en la grada, no implica una ausencia de presencia policial ni un relajamiento de las medidas de seguridad.

La Policía Nacional continuará estableciendo un dispositivo específico para cada encuentro, siempre teniendo en cuenta diversos factores como, especialmente, la fase sanitaria en la que se encuentra cada ciudad de los equipos intervinientes.

Se mantendrá un especial control en los alrededores del estadio y de los hoteles donde se hospedan los equipos, a fin de evitar aglomeraciones de personas. Además se continuará asegurando el traslado hasta el estadio de equipos, árbitros y directiva.

Más de 500 agentes para el derby sevillano

Como es habitual, cada encuentro contará con un coordinador de seguridad que, desde el interior del estadio, coordinará el dispositivo de seguridad establecido en el que participan diversas unidades especializadas de la Policía Nacional como la Unidad de Intervención Policial –UIP-, la Unidad de Prevención y Reacción –UPR-, Caballería, Guías Caninos, Subsuelo y Protección Ambiental o el Servicio de Medios Aéreos.

El dispositivo se pondrá en marcha con antelación suficiente al comienzo del partido, y seguirá en funcionamiento durante su celebración hasta las horas posteriores a su finalización.

En la noche de hoy, la ciudad de Sevilla acoge el primer partido de fútbol de Primera División durante el Estado de Alarma, el derby Sevilla-Betis. A pesar de su celebración a puerta cerrada, más de 500 agentes de la Policía Nacional velarán por la seguridad del clásico sevillano.