Tres guardias civiles de Sevilla se enfrentan a posibles condenas de prisión por hacer presuntamente comentarios en un chat privado


AUGC ha llevado a cabo esta mañana en Sevilla, ante la sede del Juzgado Togado Militar, una concentración para volver a expresar una de las principales reivindicaciones de la asociación: que deje de aplicarse el Código Penal Militar a los guardias civiles en funciones policiales, e incluso a situaciones fuera de servicio.

Se trata de una herramienta abusiva, arbitraria y a todas luces injusta, que supone que un servidor público, pueda acabar entre rejas como consecuencia de una  discusión laboral o por presuntos hechos privados sin relación con el servicio.

Las últimas víctimas de esta injusta aplicación del Código Penal Militar a los guardias civiles son tres agentes destinados en Sevilla, y afiliados a la delegación de AUGC en esta provincia.

A estos trabajadores se les han incoado diligencias previas por la posible comisión de delitos contra la disciplina militar. El motivo ha sido unos supuestos audios difundidos en un chat privado de WhatsApp, y que tras llegar de forma casual a algún oficial han provocado la apertura de este caso, ya que supuestamente en dichos audios se criticaba a dos oficiales por sus actuaciones durante los inicios del Estado de Alarma.

Además, para la identificación de los autores de los comentarios se habría incluso llegado a emplear a personal del servicio de información. Es decir, se detraen medios para la seguridad ciudadana para poder “encarcelar” a unos compañeros, mediante aplicación del Código Penal Militar, por un presunto delito de “insulto a superior”, todo ello en pleno siglo XXI, siendo los guardias civiles los únicos trabajadores a los cuales en un Estado de Derecho, y por unos supuestos hechos sin relación con la misión constitucional encomendada a los cuerpos policiales, se les podría castigar con penas de privación de libertad.

Durante la concentración se ha procedido a la lectura de un manifiesto y se ha atendido los medios de comunicación para explicar más detalles de este caso.

Seguir leyendo en fuente original

Comunicado de AUGC