Sólo un 5% de los policías aspirantes al GEO consiguen acceder a este grupo de élite: así es un entrenamiento