‘Misión Baluarte’: balance de un año de lucha de las Fuerzas Armadas contra la COVID19



Ministerio de Defensa  • 

Rastreo, desinfecciones, transporte de vacunas, vacunación de personal olímpico… los hombres y mujeres de las FAS mantienen su eficacia allí donde se les solicita

A día de hoy, se han realizado 6 millones de llamadas por parte de las Unidades de Vigilancia Epidemiológica, con un promedio de 8.000 llamadas diarias

El Centro de Operaciones Conjunto (JOC) del Mando de Operaciones (MOPS), el 30 de septiembre de 2020, volvía a coordinar y conducir la actuación de las Fuerzas Armadas frente al COVID19, se activaba la operación ‘Misión Baluarte’. Así, un año después, la misión continúa activa en alguna comunidad autónoma, aportando su eficacia en la lucha contra el virus, aunque se van disminuyendo los apoyos gracias a la vacunación y la bajada de la incidencia del virus.

Para cumplir con la labor encomendada, se activó y se mantiene activada la estructura operativa de las Fuerzas Armadas constituyendo Mandos Componentes sobre la base del Ejército de Tierra, la Armada, el Ejército del Aire, la Unidad Militar de Emergencias y el Mando Conjunto del Ciberespacio y también con la participación de la Inspección General de Sanidad de la Defensa.

El equipo de militares que integra el JOC sigue trabajando de manera coordinada con el único objetivo de coordinar la actuación de las Fuerzas Armadas en todo el territorio nacional, aumentando la eficiencia de unos Mandos Componentes que, en menos de 24 horas, son capaces de desplegar sus unidades allí donde su actuación es solicitada.

Cabe destacar que las solicitudes remitidas desde las Delegaciones de Gobierno no sólo han incluido rastreadores formados y activados los siete días de la semana, sino que también se han llevado a cabo desinfecciones de los centros donde se realizaban test de antígenos a la población, desinfecciones reactivas de residencias y centros sociales y apoyos logísticos puntuales a instalaciones sanitarias.

La operación ‘Misión Baluarte’, al igual que supuso la ‘Operación Balmis’, pone de manifiesto una vez más la capacidad de unas Fuerzas Armadas cuyo único objetivo es servir a los ciudadanos y que, bajo la dirección coordinada del Mando de Operaciones, están comprometidas en la lucha con la peor pandemia global sufrida en los últimos tiempos.

‘MISIÓN BALUARTE’ EN DATOS

A día de hoy, se han realizado 6 millones de llamadas por parte de las Unidades de Vigilancia Epidemiológica, con un promedio de 8.000 llamadas diarias.

En desinfecciones, el dato acumulado es de 1.500 intervenciones, de las cuales 1.244 han sido en la Comunidad de Madrid, siendo el personal implicado en estas labores más de 11.000 militares.

Además, se ha llevado a cabo el traslado de vacunas con 14 movimientos aéreos; así como el apoyo a la vacunación de alrededor de 900 deportistas, personal Olímpico y Paralímpico de Tokio 2021.

También, se han gestionado en torno a 500.000 citas de vacunación y se ha dado formación en desinfección a cerca de 300 miembros de organismos civiles.

Por último, el trabajo de rastreo de las nuevas variantes, particularmente la sudafricana y brasileña, ha supuesto un seguimiento directo de los pasajeros con un requerimiento de diez días de cuarentena.