La rápida actuación de la policía permite liberar a dos menores de edad que iban a ser prostituidas



Policía Nacional  •         

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado en Ourense y Santiago de Compostela una organización criminal dedicada, presuntamente, a la explotación sexual y a la corrupción de menores. El entramado captaba a mujeres jóvenes en situaciones de gran necesidad y vulnerabilidad para prostituirlas en domicilios particulares. La rápida actuación de los agentes ha permitido la liberación de dos menores de edad que iban a ser prostituidas de manera inminente. Hay seis personas arrestadas –cuatro en Ourense y dos en Santiago de Compostela-.

La investigación se inició cuando agentes de la Policía Nacional en Ourense recibieron una información de la que se desprendía que dos chicas menores de edad, y en situación de gran vulnerabilidad, habían sido alojadas en el domicilio de un adulto que las había obligado a mantener relaciones sexuales con él y con otro adulto como forma de pago por la ayuda recibida. Además, y según la información recibida, dos mujeres del entorno de esos hombres habían propuesto a las menores ejercer la prostitución en Santiago de Compostela, aceptando una de ellas.

Ante tales hechos, los investigadores establecieron de manera inmediata un dispositivo que permitió liberar a la menor antes de que comenzara a ser prostituida y que facilitó la detención en Ourense de los dos hombres y las dos mujeres –una de ellas menor de edad- responsables de los hechos, a los que se les ha imputado delitos relativos a la prostitución y corrupción de menores.

Segunda fase de la investigación

Con toda la información recabada en ese operativo, los agentes iniciaron una segunda fase en la investigación, que terminó constatando la existencia de una organización criminal asentada en la comunidad gallega que se dedicaba a la trata de mujeres con fines de explotación sexual. 

El grupo criminal se dedicaba a captar, a través de páginas web de contactos sexuales o directamente a pie de calle, a mujeres jóvenes que vivían situaciones de gran necesidad y vulnerabilidad para luego explotarlas sexualmente en domicilios, sin importarles si eran menores de edad. 

Víctimas probadas por el cabecilla

Los agentes lograron identificar a un vecino de Santiago de Compostela como principal responsable del entramado junto a una de las mujeres detenidas en Orense. Este individuo se encargaba de probar a las mujeres captadas para confirmar que eran válidas para el ejercicio de la prostitución, empleando una gran agresividad y un trato sexual extremadamente vejatorio. También gestionaba y controlaba los servicios sexuales que realizaban las víctimas, apropiándose de al menos un 40% del precio de cada servicio. 

El grupo desarrollaba su actividad principalmente en las ciudades de Ourense y Santiago de Compostela, donde contaba con colaboradores en la captación y en la recogida de beneficios, aunque la movilidad del principal responsable permitía la captación de potenciales víctimas en otras ciudades. 

Después de seis meses de investigación, la operación policial ha concluido con la entrada y registro en dos domicilios de Santiago de Compostela y el arresto de dos individuos, uno de ellos el líder de la organización, a los que se les imputan los delitos de trata de seres humanos, pertenencia a organización criminal, relativos a la prostitución y corrupción de menores.

Con la trata no hay trato

Esta operación se enmarca dentro del Plan de la Policía Nacional contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual. La Policía Nacional cuenta con la línea telefónica 900 10 50 90 y un correo electrónico trata@policia.es para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, anónima y confidencial, de este tipo de delitos, no quedando reflejada la llamada en la factura telefónica.