La cooperación entre Mossos y la West Yorkshire Police permite entregar seis millones de euros para las víctimas de una estafa piramidal



Mossos  •       

Los mecanismos de colaboración y la cooperación policial, realizados a través de EUROPOL, entre los Mossos y la Policía de West Yorkshire del Reino Unido, han permitido poner a disposición de las autoridades judiciales españolas más de seis millones de euros en el marco de una investigación por una estafa piramidal en la que el fraude ascendería a más de 15 millones y habría más de 200 perjudicados.

La investigación se inició en marzo de 2019 cuando los Mossos recibieron en Girona una denuncia por la desaparición supuestamente voluntaria del principal investigado. En pocos días se empezaron a recibir más denuncias de diferentes personas que habrían sido víctimas de una estafa piramidal cometida por un supuesto broker de Girona que, desde el Reino Unido, ofrecía y garantía rentabilidades elevadas a sus inversores.

Fruto de las diferentes gestiones policiales el mes de abril de 2019 se logró detener a la persona investigada, la cual pasó a disposición de los juzgados de Girona que en decretaron su ingreso en prisión provisional.

La investigación llevada a cabo por agentes de la Policía de la Generalitat – Mossos de la División de Investigación Criminal (DIC) adscritos a la Unidad Central de Estafas y Medios de Pago (UCEMP), contó desde el inicio con la colaboración de las autoridades policiales del Reino Unido, coordinada por EUROPOL, ya que en los últimos años el principal investigado habría residido y gestionado sus supuestas inversiones desde este país.

Fruto de esta colaboración, los Mossos tuvieron conocimiento de que la Policía de West Yorkshire ya había abierto hacía unos meses una investigación de la misma persona por hechos similares.

Ante estos hechos ambos cuerpos policiales se coordinaron para intercambiarse la información de la que disponían. En junio de 2019 tuvo lugar una reunión entre las dos policías en la sede de EUROPOL en La Haya, donde pusieron en común las dos investigaciones para planificar y coordinar las diligencias y gestiones para hacer a continuación en el marco de investigación.

Al existir un procedimiento abierto en Girona la DIC asumió la dirección de la investigación, pero con una estrecha y permanente colaboración con la policía inglesa, ya que existían varios fondos monetarios y bienes intervenidos por las autoridades británicas.

En el marco de esta colaboración policial las autoridades policiales del Reino Unido informaron que su investigación inicial les había permitido conocer que el principal investigado habría gastado varios millones de libras en el juego de azar, apuestas y casinos del país.

Fruto de esta información, la Comisión del Juego del Reino Unido (la Gambling Commission) comenzó a investigar diferentes operadores y empresas de apuestas por si habían infringido las normas establecidas en el Reino Unido. Hecho que podría permitir a las autoridades británicas destinar los importes de las sanciones, totalmente o en parte, para resarcir a las víctimas.

Después de más dos años de estrecha colaboración policial y una vez la Gambling Commission impuso finalmente una serie de multas y sanciones económicas por las diferentes irregularidades cometidas, a finales del mes de abril la Policía de West Yorkshire transfirió a las autoridades judiciales españolas más de seis millones de euros. El dinero, si así lo determina el proceso judicial, se utilizarán para resarcir a las víctimas del fraude piramidal.