Dos guardias civiles agredidos en Sevilla mientras intervenían ante un caso de violencia de género


Durante la madrugada del domingo 20 de septiembre, una patrulla de la Compañía de Osuna, alertada por la Central Cos de la Comandancia de Sevilla se dirigió a Estepa (Sevilla) al haber saltado el dispositivo de alarma de una mujer victima de violencia de género en dicha localidad. Para ello la central se lo participó a la “única” patrulla existente en la zona, perteneciente al Puesto de Casariche (sierra sur de Sevilla).

Una vez en el domicilio de la mujer víctima de violencia de género, que llegaba a su domicilio en el mismo momento que la patrulla, entendió que quizás el dispositivo de alerta había saltado por problemas de batería, no obstante la patrulla la acompaña al interior del domicilio para asegurarse, y tras inspección ocular observan en el interior una puerta forzada y seguidamente una sombra de una persona que se niega a identificarse, comprobándose que es la expareja de la mujer, que ha quebrantado la orden de alejamiento.

Al intentar los componentes proceder a su detención, no pueden conseguirlo, dado que es un hombre de gran complexión y envergadura, que se revuelve y arremete sobre aquellos, en un intento de huir del lugar. Se produce un forcejeo con los guardias civiles, llegando incluso a intentar sustraer la defensa y/o el arma reglamentaria a alguno de los agentes, sin conseguirlo.

En un momento dado, tras haberse zafado de uno de los agentes, mientras el otro le sujetaba por la cintura, el agresor opta por dejarse caer, sobre éste y debido a su corpulencia, le golpea duramente el cráneo contra el suelo, provocándole una fuerte conmoción que lo hace perder la consciencia y provocar una hemorragia craneal, ante ello el otro componente se centra en la atención al mismo, y desiste de sujetar al agresor que huye a la carrera, momento en el que se solicita refuerzos y ambulancia para su compañero, al temer por su vida

Leer noticia completa en AUGC

Fuente: AUGC