Detenidos dos conductores por circular bajo los efectos del alcohol y provocar dos accidentes


Agentes de la Policía de la Generalitat – Mossos d’Esquadra del Área Regional de Tráfico de la Región Policial Camp de Tarragona detuvieron el pasado sábado en la Canonja (Tarragona) a un hombre de 38 años, de nacionalidad española y vecino de Reus como presunto autor de los delitos de conducción temeraria y conducir bajo los efectos del alcohol.

Ayer domingo, una mujer de 42 años, de nacionalidad española y vecina de la Selva del Camp, también fue detenida en este municipio del Baix Camp por conducir bajo los efectos del alcohol y negativa a someterse a las pruebas de alcoholemia.

El primer hechos ocurrió alrededor de las once de la noche del sábado cuando varias patrullas se desplazaron hasta el kilómetro 12,7 de la carretera T-11, en el término municipal de La Canonja tras recibir el aviso de un accidente con cuatro vehículos implicados. Al llegar al lugar, los agentes se dieron cuenta de que en uno de los vehículos, su conductora había quedado atrapada en su interior.

Una vez asegurada la zona dando paso alternativo al resto de vehículos, los agentes analizaron el accidente. Comprobaron que se habían producido dos accidentes por alcance. En el primero, un conductor perseguir por detrás un vehículo que circulaba correctamente ante sí.

A consecuencia del impacto del otro vehículo salió proyectado contra la valla seguridad, chocó y volcó. Este primer accidente provocó que la vía quedara llena de trozos de los dos vehículos implicados. Además, el vehículo que había provocado el accidente quedó encarado en sentido contrario con las luces enfocando vehículos que venían por la vía. Esto, provocó un segundo accidente, también por alcance, ya que las luces deberían deslumbrado el primer vehículo que llegó al punto del accidente y que se encontró con todos los trozos a la vía.

El conductor frenó bruscamente y un segundo vehículo que circulaba detrás suyo y que también habría quedado deslumbrado no pudo evitarlo y le perseguir. Los agentes hicieron las pruebas de alcoholemia a los implicados y comprobaron que el conductor que había provocado el primer accidente iba bajo los efectos del alcohol.

Además de los síntomas que mostraba el hombre, en la prueba dio una tasa de 1,09 mg/l, más de cuatro veces la permitida. El hombre, que quedó detenido, fue dejado en libertad al día siguiente con el compromiso de presentarse ante la autoridad judicial cuando sea requerido.

Mossos d’Esquadra