Descubren un trastero en el centro de Barcelona donde se almacenaban numerosas armas y munición


Agentes de la Policía Nacional han detenido en Barcelona de un individuo por su presunta participación en los delitos de tenencia y tráfico ilícito de armas, depósito de armas de guerra y depósito de municiones. El sujeto, que se dedicaba a comercializar de forma ilícita con piezas fundamentales y armas de fuego, disponía en su domicilio de un taller donde rehabilitaba y ensamblaba las armas, y de un trastero en una céntrica calle de Barcelona a modo de depósito.

La investigación, que se ha llevado a cabo de forma conjunta por agentes de la Comisaría General de Información y del Departament of Homeland Security (DHS) de Estados Unidos, ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción número 29 de Barcelona y ha contado con la colaboración de la Brigada Provincial de Información de dicha ciudad.

Durante la operación, realizada el pasado miércoles, los agentes practicaron tres registros logrando desmantelar un taller ilegal utilizado para la fabricación de armas, además de un tratero empleado para el depósito de las armas y munición.

Durante los mismos se ha intervenido un fusil de asalto M4 –categorizado como arma de guerra-, un chaleco táctico, una pistola Astra 1921, una pistola Walter, un revólver Rossi 22, una pistola Walter 6,35, un revólver de calibre 22, varios silenciadores, diversas piezas fundamentales de arma de fuego –agujas percutoras, cargadores, correderas y armazones-, más de 1.500 cartuchos -entre ellos más de 500 de guerra-, kits para disparo de arma corta de “pistola Glock”, moldes para la fabricación de armazones, una prensa y una máquina de recarga de munición.

Contaba con una red de colaboradores en Estados Unidos

La investigación comenzó cuando, a partir de la información proporcionada por el servicio policial americano, se detectó la presencia en nuestro país de una persona que se valía de los servicios de paquetería para la adquisición ilícita de piezas de armas de fuego en el extranjero.

Tras diversas gestiones, los agentes comprobaron como el detenido era un usuario frecuente de dichos servicios postales -cuya demanda habría incrementado en los últimos meses, durante el periodo de restricciones por la pandemia sanitaria- los cuales utilizaba para introducir de manera subrepticia piezas fundamentales en el territorio nacional.

Además, los expertos contra el tráfico ilícito de armas han podido determinar como el detenido contaba con una red de colaboradores en Estados Unidos a los que utilizaba para comprar –de forma legal- piezas fundamentales de armas, las cuales enviaban mediante paquetería de forma enmascarada como “piezas de automóviles”.

El investigado, consciente de su actividad ilícita y para no ser descubierto, utilizaba un sofisticado medio de comunicación con sus cómplices internacionales, evitando comunicaciones telefónicas directas y utilizando identidades interpuestas en la red para llevar a cabo las transacciones.

Ocultaba un fusil de asalto M4, similar a los utilizados por el ejército americano

El detenido hacía uso de un trastero, situado en una céntrica calle de Barcelona, donde los agentes localizaron un pequeño habitáculo utilizado a modo de depósito, que era utilizado para almacenar de forma clandestina un fusil de asalto M4, un chaleco táctico dispuesto para su uso con abundante munición de guerra y cargadores en su interior, armas rehabilitadas y ensambladas listas para su posterior venta y numerosa cartuchería. El fusil de asalto M4 -categorizado como arma de guerra-, es un modelo utilizado en la actualidad por las Fuerzas Armadas estadounidenses como parte de su equipamiento armamentístico.

Según los investigadores, el precio de cada una de las armas rehabilitadas encontradas podría suponer un coste de entre 400 y 1.000 euros. También se ha localizado –en el domicilio del detenido- un taller ilegal empleado para la transformación y rehabilitación de las armas de fuego, disponiendo de las herramientas y útiles necesarios para ello.

El arrestado, tras la compra ilegal de las piezas fundamentales de armas de fuego, procedía a su ensamblaje a través del método de “canibalización”, creando armas completas sin ningún tipo de marca o de números de serie que permitiesen su identificación. Dicha adquisición, ya en sí, constituye un delito de tráfico ilícito de armas, ya que la compra de piezas fundamentales en España está sometida a un estricto control legal, no siendo posible su adquisición sin la preceptiva licencia.

También se habrían intervenido numerosos kits de disparo utilizados para la transformación de armas de fuego semiautomáticas en armas de fuego automáticas o de guerra, y moldes de armazones que el propio detenido fabricaba ensamblaba junto al resto de piezas que recibía de los Estados Unidos.

Tras la puesta a disposición judicial del detenido el pasado jueves, el titular del Juzgado de Instrucción 29 de Barcelona ha declarado su ingreso en prisión.


Entrada siguiente

Clausurada una perrera clandestina e intervenidos un centenar de perros

Lun Dic 21 , 2020
Agentes del Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil de Madrid en colaboración con la Dirección General […]

Categorías