Desarticulada la banda de “El Tapi”, el líder escurridizo de una organización dedicada al narcotráfico


La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal dedicada al tráfico de drogas, interviniendo 8.665 kilos de hachís, un arma de fuego real, 6 embarcaciones neumáticas semirrígidas y procediendo a la detención de 46 personas a quienes se acusa de delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y blanqueo de capitales. 

La operación ASGARD ha sido llevada a cabo por la Guardia Civil de la Comandancia de Algeciras y el Órgano de Coordinación contra el Narcotráfico (OCON-SUR), dirigidos por el Juzgado de Instancia e Instrucción núm. 1 de Estepona (Málaga), y se ha desarrollado en las provincias de Cádiz, Málaga, Almería, Murcia, Barcelona y en la Ciudad de Ceuta.Desde el inicio de las investigaciones, los agentes pudieron comprobar de primera mano que se encontraban ante una organización perfectamente estructurada, en la que los integrantes adoptaban elevadas medidas de seguridad, tanto a la hora de comunicarse como a la hora de realizar desplazamientos encaminados al aprovisionamiento y distribución de sustancias estupefacientes.  

Esta organización, que contaba con una gran capacidad logística y una alta y continua actividad delictiva, estaba asentaba principalmente en la zona de la Costa del Sol (Málaga), si bien, a lo largo de la investigación ha quedado patente la gran movilidad geográfica de sus miembros, habiéndose acreditado su participación en numerosos delitos de tráfico de drogas llevados a cabo en la Costa del Sol, Campo de Gibraltar, Almería y Huelva. 

Para la ejecución de sus acciones ilícitas vinculadas al tráfico de drogas, poseían un soporte logístico en la provincia de Almería que les dotaba de las infraestructuras necesarias para guardar y botar las embarcaciones neumáticas semirrígidas que posteriormente eran utilizadas para transportar los fardos de hachís desde Marruecos a las costas españolas. 

La organización criminal utilizaba varias naves situadas en polígonos industriales de Almería, Murcia y Barcelona para las labores logísticas de guarda y custodia de las embarcaciones neumáticas semirrígidas y del aprovisionamiento de las garrafas de combustible utilizados por las mismas.

A lo largo de la investigación se han podido observar traslados de un gran número de estas embarcaciones. Su capacidad logística les permitía llegar incluso a Portugal, donde se desplazaban algunos de sus integrantes para llevar a cabo actividades necesarias para el posterior tráfico de drogas, siendo clave para la investigación la colaboración con la Policía Judiciaria de Portugal. 

Delito de blanqueo de capitales

 Relacionado con la operación ASGARD y bajo la dirección del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción núm. 4 de Ceuta, la Guardia Civil investigaba en paralelo  – operación COLLAR – una estructura de blanqueo de capitales de los beneficios procedentes del narcotráfico en la que participaban varios de los ahora detenidos.

Una vez coordinadas las actuaciones con los dos Juzgados, se decidió realizar una explotación conjunta de las mismas. En la investigación del delito de blanqueo de capitales se ha contado con el apoyo de la Oficina de Recuperación y Gestión de Activos (ORGA), cuyo papel ha sido fundamental en la averiguación patrimonial, localizando bienes a nombre de los investigados y de otros sobre los que hay indicios de haber ocultado su titularidad real. 

Durante la citada investigación de blanqueo de capitales se ha descubierto un patrimonio mobiliario e inmobiliario blanqueado de un valor aproximado de 3 millones de euros. Por otro lado, los bienes muebles e inmuebles bloqueados se valoran en 1.500.000 € aproximadamente. 

“El Tapi”, un líder escurridizo 

 El inicio de las actuaciones vino desencadenado por la detención del líder de la organización investigada, conocido con el alias de “El Tapi”, considerado actualmente como una de las figuras destacadas del narcotráfico, que organizaba y dirigía el transporte de hachís desde las costas de Marruecos hasta la costa andaluza. 

A sus 33 años, “El Tapi” cuenta con un amplio historial delictivo en el que acumula numerosas causas pendientes por narcotráfico, hecho que le ha otorgado un gran prestigio dentro de este tipo de organizaciones. Se mostró muy esquivo durante el desarrollo de la investigación, e incluso disponía de varios miembros de su organización que se encargaban de prestarle seguridad y cobertura.

Estaba considerado uno de los principales objetivos de la Guardia Civil en su lucha contra el narcotráfico en el Campo de Gibraltar. En la explotación de ambas operaciones, que se viene desarrollando desde el pasado lunes, se ha contado, entre otras, con el apoyo de las Unidades de Seguridad Ciudadana (USECIC) de las Comandancias afectadas, Grupo de Acción Rápida (GAR) y Agrupación de Reserva y Seguridad (ARS).


Entrada siguiente

5,5 billones de euros ha sido el coste de la ciberdelincuencia para la economía global en el año 2020

Mié Mar 10 , 2021
La cibercriminalidad experimenta en todo el mundo un fuerte crecimiento paralelo al incremento del desarrollo y uso de las tecnologías […]

Categorías