Cuatro detenidos y 23 armas de fuego intervenidas que pretendían introducir en el mercado negro


La Guardia Civil, en el marco de la operación SOTALIA, ha detenido en Barcelona y Madrid a cuatro personas y ha investigado a otras tres  que pretendían introducir armas de fuego en el mercado negro. Se les imputa  los supuestos delitos de comercio ilícito de armas, y de tenencia, tráfico y depósito ilícito de armas y munición.

La operación se inició el pasado mes de enero cuando, en el transcurso del desarrollo de las competencias exclusivas que ejerce la Guardia Civil en el control integral de las armas y explosivos, se tuvo conocimiento del envío de varios paquetes desde un país de la Unión Europea con destino Madrid y Barcelona que contenían armas cortas tipo Flobert y munición para las mismas.

Además se comprobó que no contaban con las autorizaciones pertinentes y en algunos casos sin que los destinatarios tuvieran las licencias que habilitan la tenencia de estas armas.

Por ello, se realizaron varios registros domiciliarios en las localidades de Barcelona, Esplugues de Llobregat y Madrid, procediendo a la detención de cuatro personas por los supuestos delitos de comercio ilícito de armas, y de tenencia, tráfico y deposito ilícitos de armas y munición.

En los registros se intervinieron:

  • 1 arma detonadora automática aparentemente modificada para hacer fuego real con calibre 9mm, 1 cargador y munición 9mm, así como  cartuchos de 9 mm corto
  • 1 arma detonadora aparentemente trasformada para ampliación de calibre con cañón de fabricación artesanal desmontado
  • 1 arma corta tipo Flobert aparentemente modificada a arma de 1º categoría
  • 15 armas cortas tipo Flobert calibre 4mm
  • 1 arma corta calibre 6mm Flobert
  • 4 armas detonadoras
  • 2.000 unidades de munición de diferentes calibres
  • 38 armas tipo Berloque 
  • Documentación relacionada con la operación.

Los detenidos e investigados demostraban tener un amplio conocimiento en armas y afición a las mismas que no se contempla dentro del perfil de coleccionista. Por ello, se tuvo indicios de que la intención de estas personas era comercializar con las armas adquiridas al tener un mayor valor económico por no estar registradas.

Con esta actuación se ha impedido que las armas y municiones incautadas llegaran al mercado negro, evitando que pudieran haber sido utilizadas para la comisión de actos delictivos.