¿Cuáles son los riesgos de dejar un rastro cuando navegamos?



OSI  •       

Internet es una enorme autopista de información. Cuando navegamos por la Red y usamos nuestras redes, visitamos alguna página web o utilizamos algún programa que necesita conexión a Internet, como nuestro correo electrónico, dejamos tras de sí una serie de datos con información sobre todo lo que hacemos.

Si bien esto es útil para navegar más rápidamente, también puede suponer un riesgo, por lo que conviene saber cómo eliminar este rastro digital que vamos dejando.

El navegador, que es la herramienta que utilizamos para acceder a Internet, va recogiendo y almacenando las cosas que vamos haciendo con él, es decir, las páginas que visitamos, los usuarios y contraseñas utilizados para acceder a los servicios online y muchas cosas más.

Todo ello para que nuestra experiencia por la Red sea lo más sencilla posible. Sin embargo, estas ventajas pueden convertirse en un riesgo para nuestra privacidad. Por eso, es importante que aprendamos a revisar y eliminar toda aquella información que no queremos que se quede almacenada en el navegador para que nadie pueda aprovecharse de ella.

Antes de profundizar en los riesgos y en cómo evitarlos, es necesario que entendamos algunos conceptos clave:

  • Navegador: es el programa o herramienta que utilizamos para navegar por Internet. Los más conocidos son Microsoft Edge, Google Chrome, Mozilla Firefox o Safari (Apple).
  • Historial: se trata de un registro de todas las webs que visitamos.
  • Cookies: son pequeños archivos que se crean cuando visitamos páginas web y que contienen información sobre el navegador que utilizamos, nuestro idioma, si nos hemos registrado con un usuario y contraseña en alguna página, la hora de visita e incluso el dispositivo que hemos utilizado (móvil, portátil o tablet).
  • Caché: son archivos temporales (se eliminan con el tiempo) que se guardan para que nuestra navegación vaya más rápida, como las imágenes o vídeos de webs que frecuentamos, para no tener que cargarlos cada vez que accedamos.

¿Cuáles son los riesgos de dejar un rastro cuando navegamos?

Toda la información que almacena el navegador forma un registro muy completo sobre nosotros: qué páginas nos gusta visitar (gustos e intereses), desde dónde accedemos a Internet (ubicación), con qué tipo de dispositivo (móvil, ordenador o tablet), sistema operativo, etc.; y como todo en lo referente a Internet, dejar demasiada información privada sin control puede tener consecuencias negativas.

Por ejemplo, nuestros gustos y hábitos a la hora de navegar por la Red son el objetivo de muchos ciberdelincuentes, ya que esta información es muy valiosa para lanzar campañas de publicidad maliciosas con las que tratar de hacernos caer en sus trampas.

Además, almacenar tanta información en el navegador, sin protección, es un riesgo para nuestra privacidad. Imaginemos que una persona pudiese, con tan solo un par de clics, acceder a todo el registro de webs visitadas. Podría hacerse una idea de quiénes somos, ¿verdad? Esto podría suceder simplemente compartiendo el mismo navegador al utilizar ordenadores públicos o compartidos con otros usuarios.

Por todo esto, y por mucho más, es conveniente que borremos el rastro que dejamos en el navegador cada poco tiempo.

Leer artículo completo