Aumenta un 7% el número de ocupantes que no usa el cinturón de seguridad


La pasada semana se desarrolló la campaña especial de vigilancia y control del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil que la DGT lleva a cabo periódicamente a través de los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, así como de las policías locales y autonómicas que se suman a la misma.

En los siete días que ha durado la campaña, del 8 al 14 de marzo, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil han controlado un total de 327.414 vehículos, en los que han detectado 3.914 infracciones de conductores o pasajeros que no hacían uso del reglamentario sistema de retención.

De todas las denuncias interpuestas, el 77% se ha producido en vías convencionales, un dato especialmente preocupante ya que este tipo de vía sigue siendo la más peligrosa y donde mayor número de víctimas mortales se registran.

Si tenemos en cuenta los datos de conductores que no hacía uso del cinturón de seguridad, 8 de cada 10 iba a bordo de un turismo particular.

Además, 1.313 pasajeros, 789 en asientos delanteros y 524 en asientos traseros, fueron también sancionados por no llevarlo puesto o no hacerlo de la manera correcta.

En este sentido, la DGT recuerda una vez más que el cinturón es imprescindible también en los asientos traseros ya que en caso de impacto frontal, por ejemplo, la probabilidad de que un ocupante de esos asientos golpee mortalmente a otro pasajero de delante puede ser hasta 8 veces mayor.

Sin cinturón de seguridad, a 80 km/h los pasajeros de atrás no tienen ninguna forma de sujetarse y son proyectados con los de delante con una fuerza equivalente al golpe de una bola de 1.200 kg a 10 km/h, lo que podría matar o lesionar gravemente a los ocupantes de los asientos delanteros.

Fuente: DGT