​La Policía Local de Torremolinos incauta 302 kilos de hachís y detiene a cuatro personas durante un intercambio



Redacción  |

Una actuación policial en la que han participado, en coordinación, agentes de distintas unidades de la Policía Local de Torremolinos ha dado como resultado la detención de cuatro hombres, acusados de tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal, y la incautación de 302 kilogramos de hachís.

La actuación se inició cuando un agente, que se encontraba realizando labores en servicio de paisano en un vehículo camuflado, observó a dos vehículos tipo turismo de color negro que rebasaban un semáforo en fase roja, pudiendo ver cómo los conductores de ambos llevaban el rostro cubierto por una “braga” y gorros de lana, por lo que procedió a su seguimiento, comprobando que las placas de ambos vehículos habían sido alteradas e incluso esos números de placa no existen en la matriculación actual española.

Ante esta situación, el agente solicitó la colaboración de otras patrullas policiales para proceder a interceptar e identificar a los conductores de ambos vehículos.

El seguimiento realizado le llevó hasta la explanada de calle Cuba donde los vehículos a los que se hacía seguimiento se detuvieron a la altura de dos furgonetas blancas, observando el agente una reunión de seis varones y cómo los mismos trasladaban bolsas oscuras desde una furgoneta a otra.

Ante lo observado, en la creencia de que se estaba cometiendo un ilícito penal, y encontrándose ya en el lugar el resto de agentes, decidieron parar a los vehículos para proceder a la identificación de los mismos y la detención de los individuos, acción durante la cual un vehículo policial camuflado resultó embestido en el vértice trasero por uno de los vehículos de los posteriormente detenidos.

Tras la detención de cuatro sujetos, se procedió a la inspección visual de las furgonetas, resultando que una de ellas contenía en la zona de carga 14 bolsos, en el interior de los cuales había paquetes de una sustancia que posteriormente se confirmó que era hachís. Asimismo en la parte delantera de los asientos observaron una pistola negra de apariencia real, que finalmente resultó ser una pistola simulada de balines con el cargador vacío, de la que también se incautaron.

La otra furgoneta se encontraba vacía aunque desprendía un fuerte olor a hachís, presentando también la rueda trasera izquierda rajada.

En el momento de la detención, todos los detenidos fueron informados verbalmente de los derechos que les asisten legalmente y trasladados a dependencias policiales de la Comisaría de Policía Nacional de Torremolinos. Asimismo la sustancia estupefaciente también fue trasladada a las mismas dependencias en una de las furgonetas intervenidas.

Además, los agentes intervinieron efectos personales de los detenidos como dinero en efectivo, uno de ellos llevaba 540 euros, dos de ellos 200 euros cada uno y el tercero 100 euros, varios teléfonos móviles, una tarjeta Visa, y una navaja de 11 centímetros de hoja.

En el atestado consta que uno de los detenidos manifestó espontáneamente que había cobrado 1.000 euros por trasladar la droga hasta el lugar donde se intervino, y que le darían otros 5.000 euros por llevar la droga hasta su destino final.